Los Últimos días de Jesús (The Last Days of Jesus)

Los Últimos días de Jesús (The Last Days of Jesus)

Hardcover(Spanish-language Edition)

$25.69 $25.99 Save 1% Current price is $25.69, Original price is $25.99. You Save 1%.
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for guaranteed delivery by Thursday, July 25

Overview

Hace dos mil años, Jesús caminó por Galilea; allá donde viajaba, más y más personas se convertían en sus seguidores. Sus contemporáneos son figuras históricas conocidas: Julio César, César Augusto, Herodes, Poncio Pilatos. Aquella era una época de una opresión omnipresente, en la que hombres, mujeres y niños se hallaban bajo el brutal poder del Imperio Romano. Jesús vivió en este mundo; en un contexto política e históricamente volátil en el que también murió, cambiando el mundo para siempre.

Adaptado del gran éxito de ventas de Bill O'Reilly, el thriller histórico Matar a Jesús, y con vistosas y detalladas ilustraciones, Los últimos días de Jesús es una explicación, fascinante y basada en hechos, de la vida y los tiempos de Jesús, ahora disponible en español.

Product Details

ISBN-13: 9781627792783
Publisher: Henry Holt and Co. (BYR)
Publication date: 02/24/2015
Edition description: Spanish-language Edition
Pages: 320
Product dimensions: 7.10(w) x 9.10(h) x 1.10(d)
Age Range: 10 - 14 Years

About the Author

Bill O'Reilly, ex-profesor de historia en enseñanza secundaria y autor de varios éxitos de venta como Los últimos días de Lincoln y Los últimos días de Kennedy. Es también el presentador del programa de televisión The O'Reilly Factor, el programa de noticias de mayor audiencia en televisión por cable en Estados Unidos.

Read an Excerpt

Los últimos días de Jesús


By Bill O'Reilly, Carlos Uxó

Henry Holt and Company

Copyright © 2014 Bill O'Reilly
All rights reserved.
ISBN: 978-1-62779-278-3



CHAPTER 1

LA MASACRE EN BELÉN

AÑO 5 A.C., MARZO BELÉN, JUDEA


José y María y su hijo primogénito, Jesús, a duras penas salen vivos de Belén. José despierta de un sueño aterrador y tiene una visión de lo que va a suceder. Despierta a María y a Jesús, y escapan adentrándose en la noche.

En este instante, los soldados avanzan hacia Belén. Llegan desde la ciudad de Jerusalén y se están aproximando a este pequeño pueblo con la intención de encontrar y matar a un niño recién nacido. El nombre del niño, desconocido para ellos, es Jesús, y su único crimen es que algunos creen que será el próximo rey de los judíos. El gobernador actual del territorio, un tirano llamado Herodes el Grande, está decidido a asegurarse la muerte del niño. Ninguno de los soldados sabría reconocer a la madre o al padre del niño ni el lugar exacto de su hogar, asíque su plan pasa por matar a todos los niños recién nacidos en Belén y en los alrededores. Esto será suficiente para asegurarse de que desaparece la amenaza.

Las primeras noticias sobre Jesús le llegan a Herodes gracias a los viajeros que han llegado a adorar al niño. Estos hombres, conocidos como los Reyes Magos, son astrónomos y sabios que estudian los textos religiosos más importantes. Entre estos libros se encuentra el Tanaj, una colección de historia, profecía, poesía, y canciones que narra la historia del pueblo judío. Estos ricos extranjeros viajan casi dos mil kilómetros a través del escabroso desierto, siguiendo una estrella que brilla en el cielo cada mañana antes del amanecer. "¿Dónde se encuentra quien ha nacido rey de los judíos?" preguntan al llegar a la corte de Herodes. "Vimos su estrella en el este y hemos venido a adorarlo."

Increíblemente, los Reyes Magos llevan consigo tesoros en cofres llenos de oro, así como aromas dulces de las resinas de mirra y de incienso. Son hombres instruidos y cultos. Herodes solo puede llegar a una conclusión: o son unos temerarios por arriesgarse a que les roben y perder tales riquezas al atravesar tan vasto desierto hasta Jerusalén, o realmente creen que este niño será el nuevo rey.

Después de que los Reyes Magos formulen su pregunta, un furioso Herodes convoca a sus consejeros religiosos. Herodes insiste en que estos maestros de leyes religiosas y sumos sacerdotes del templo le digan dónde encontrar exactamente al nuevo rey.

Los maestros que Herodes interroga en primer lugar son hombres humildes. Visten sencillos bonetes y túnicas de lino blanco. A continuación se dirige a los barbudos sumos sacerdotes del templo. Estos visten de una manera más sofisticada, con birretes de lino blanco y azul, y turbantes con cintas de oro en la frente, además de túnicas azules adornadas con borlas brillantes y cascabeles. Sobre estas prendas los sacerdotes visten capas y bolsas decoradas con oro y piedras preciosas. Estas prendas indican su alta categoría como líderes del templo. Herodes pregunta a sus maestros y sacerdotes, "¿Dónde está el que llaman rey de los judíos?" "En Belén, en la tierra de Judea." Estos citan textualmente al profeta Miqueas, cuyas palabras aparecen en el Tanaj. Siete siglos antes, Miqueas dijo que la persona que salvaría al pueblo judío nacería en Belén. "De entre vosotros [Belén] vendrá ... quien reinará sobre Israel ..." Herodes invita a los Reyes Magos a seguir su camino. Su orden como rey en el momento de la partida es que localicen al infante y a continuación regresen a Jerusalén para informarle del lugar exacto donde se encuentra el niño, para así poder visitar a este nuevo rey en persona.

Los Reyes Magos advierten este ardid y nunca regresan a Jerusalén.


* * *

Durante siglos, los profetas judíos han profetizado la llegada de un nuevo rey que guiará a su pueblo. Han profetizado los cinco sucesos específicos que han de acontecer para confirmar el nacimiento del Mesías.

El primero es que una estrella ascenderá en el este.

El segundo es que el bebé nacerá en Belén, el pequeño pueblo donde el gran Rey David nació hace mil años.

La tercera profecía es que el niño será descendiente directo de David, un hecho que puede ser fácilmente confirmado gracias a los meticulosos registros del templo.

Cuarto, poderosos hombres viajarán desde la lejanía para adorarlo.

Y finalmente, la madre del niño será virgen.

Lo que inquieta intensamente a Herodes es saber que tres de estos sucesos han tenido lugar, pero estaría incluso más preocupado si supiera que los otros dos también han acontecido. El niño es de la familia de David, y su adolescente madre, María, asegura que es virgen, a pesar de su embarazo.

Herodes mira por la ventana de su palacio, esperando que se le notifique que todos los bebés varones de Belén han sido asesinados. Tiene miedo de lo que sucederá si un rey se levanta contra él para salvar al pueblo judío. Uno de los resultados es seguro: supondrá el final de su buena vida. A pesar de que es medio judío, Herodes es leal a Roma.

Judea es parte, aunque solo una pequeña parte, del vasto Imperio Romano, un reino en expansión que se extiende a lo largo de Europa, a través de Asia Menor, y abarca casi toda la cuenca mediterránea. Pero el reino de Herodes es diferente a cualquier otro bajo el puño de hierro de Roma: es el único territorio judío. El pueblo judío es una civilización antigua fundada en un sistema de creencias que colisiona con las de Roma: mientras que el pueblo judío cree en un Dios verdadero, el resto del imperio adora varias deidades paganas e incluso considera a su emperador una divinidad. Roma dejará en paz a los judíos si Herodes mantiene la productividad de su gente de forma que puedan pagar los altos impuestos que los romanos demandan.


* * *

Herodes no lo sabe, pero Jesús y sus padres han viajado ya dos veces a Jerusalén para visitar el gran templo, el más importante edificio sagrado en toda Judea. Elevado sobre una plataforma de piedra formidable que le da la apariencia de una fortaleza en vez de un lugar de culto, el templo es la encarnación física del pueblo judío y de su ancestral fe. El templo fue construido por Salomón en el siglo X a.C. Fue arrasado por los babilonios en el año 586 a.C. y después reconstruido casi cincuenta años más tarde. Herodes restauró recientemente toda la edificación y aumentó de tamaño el templo. Desde ahora, el templo no es sólo un símbolo del Judaísmo, sino del propio rey.

Ocho días después del nacimiento de Jesús, sus padres hicieron su primera visita al templo para que pudiera ser circuncidado. Allí, el niño recibió formalmente el nombre de Jesús. La segunda visita tuvo lugar cuando el niño tenía cuarenta días. Fue llevado al templo y presentado a Dios, de acuerdo con las leyes del Judaísmo. Su padre, José, carpintero, adquirió, según la tradición, un par de tórtolas jóvenes para ser sacrificadas en honor de esta solemne ocasión.

Algo muy extraño ocurrió cuando Jesús y sus padres entraron en el templo ese día, algo que insinuó que podría realmente ser un niño muy especial. María, José, y Jesús transitaban en silencio, sin hacer nada que pudiera llamar la atención. Aun así, dos desconocidos — un anciano y una anciana, quienes nada sabían de este bebé llamado Jesús ni de su cumplimiento de la profecía — le vieron desde el otro lado del templo repleto de gente y se acercaron a él.

El nombre del anciano que se aproximó era Simeón, y creía que no moriría hasta que posara sus ojos en el nuevo rey de los judíos. Simeón preguntó si podía coger al bebé. María y Josédijeron que sí. Mientras Simeón sostenía a Jesús en sus brazos, ofrendó una oración a Dios, dándole las gracias por la oportunidad de ver a este nuevo rey con sus propios ojos. Entonces Simeón devolvió a Jesús a María con estas palabras: "Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel, será un signo contra el cual se hablará, de manera que se revelen pensamientos de muchos corazones. Y a ti misma una espada te atravesará el alma."

En ese mismo momento se acercó una mujer llamada Ana, una profetisa viuda de ochenta y cuatro años de edad, que pasaba sus días en el templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. Las palabras de Simeón seguían resonando en los oídos de María y de José, cuando Ana dio un paso adelante y también alabó a Jesús. En voz alta dio gracias a Dios por traer este bebé especial al mundo. Luego hizo un anuncio inusitado, prediciendo a María y a José que su hijo iba a redimir Jerusalén de la dominación romana.

María y José se maravillaron al oír las palabras de Simeón y Ana, halagados por la atención, como todos los nuevos padres lo estarían, pero también inseguros de lo que estos mensajes sobre espadas y redención significaban realmente. Una vez concluidos sus asuntos en el templo, salieron hacia la bulliciosa ciudad de Jerusalén, entusiasmados y temerosos a un tiempo por la vida que su hijo podría estar destinado a llevar.


* * *

Hay muchas profecías más acerca de la vida de Jesús esbozadas en las Escrituras. Lento pero seguro, mientras el niño crece para convertirse en un hombre, esas predicciones también se convertirán en realidad. El comportamiento de Jesús hará que se le conozca como un revolucionario, famoso en toda Judea por sus asombrosos discursos y por sus enseñanzas. Seráadorado por el pueblo judío, pero se convertirá en una amenaza para quienes viven a costa del pueblo: los sumos sacerdotes, los ancianos del templo, los gobernantes títeres de Judea, y sobre todo, el Imperio Romano.

Y es José quien enseñará al niño a ser obediente y fuerte, a seguir las costumbres judías y a obedecer las leyes judías.

CHAPTER 2

CRECIENDO EN NAZARET

5 A.C.–7 D.C. NAZARET


Jesús pasa su juventud y primeros años como joven adulto en el pueblo de Nazaret en la región de Galilea. Su padre, José, es un artesano que construye con piedra y fabrica muebles con madera.

José es descendiente directo de Abraham, el patriarca de la fe judía, y David, el más grande rey de Judea jamás conocido. Veintisiete generaciones separan a José de Abraham, y al menos quince le separan de David. Pero mientras que Abraham era extremadamente rico y David y su hijo Salomón lo eran más aún, su estirpe atraviesa por malos tiempos. El tranquilo y humilde paisaje de Nazaret queda muy lejos de los grandes reinos disfrutados por anteriores generaciones. Es un pueblo de menos de cuatrocientos habitantes situado en una hondonada entre las colinas del sur de Galilea. Las carreteras no están pavimentadas y el pueblo no está protegido contra invasores mediante muros u otras fortificaciones. Una antigua ruta de caravanas pasa a unas seis millas, pero ninguna carretera de importancia les lleva directamente a Nazaret. Es un pequeño pueblo destinado a seguir siéndolo, gracias no solo a su ubicación, sino también al hecho de que la única fuente de agua es un manantial que solo puede proporcionar agua para un reducido número de personas.

Varias familias comparten viviendas, a veces separadas por pequeños patios. Las minúsculas casas están construidas con suave piedra caliza y con otras piedras esparcidas por las colinas cercanas. La típica casa de Nazaret tiene uno o dos pisos y está construida en la ladera de las colinas. Los suelos están hechos de tierra apisonada con ceniza y arcilla, mientras que los muros están hechos de piedra. En las junturas se pone barro para no dejar pasar el viento y la lluvia. El techo es plano y está hecho de madera, paja, barro, y piedra caliza. El piso de abajo se usa como almacén, allí se mete a los animales durante la noche y hay un fuego para cocinar. El piso de arriba se usa para dormir sobre finos colchones rellenos de lana. Una escalera comunica ambos pisos. No hay cuarto de baño.

María está encargada de la casa, preparando la comida y vistiendo a la familia. Muele cebada y trigo para hacer harina, carda la lana de las ovejas, y la convierte en hilo para tejer ropa y todos los días lleva agua del pozo en un gran cántaro para lavar y cocinar.

Cuando la lluvia llega a tiempo, las colinas cerca de Nazaret producen amplias cosechas: judías, verduras, frutas como uvas y pomelos, y frutos secos. María da de comer a los pollos, recoge huevos, y cuida del burro de la familia. Y en un pueblo en el que la gente se conoce y se apoya, cuidará de los niños de otras mujeres, de enfermos y ancianos, y compartirá lo que le sobre con otras familias menos afortunadas.

Como constructor, José trabaja tanto con piedra como con roble de los bosques cercanos para construir edificios y muebles. Cuando escasea el trabajo en Nazaret, siempre encuentra trabajo en la ciudad de Séforis, a solo una hora de camino.

Como su padre antes que él, José enseña a su hijo. No solo le instruye en su oficio, enseñándole no solo cómo construir, sino también otras destrezas vitales: cómo prensar la uva para hacer vino y la aceituna para conseguir aceite, cómo construir bancales en la ladera de la colina para cultivar la comida con que se alimentará la familia, cómo desviar el manantial del pueblo para irrigar los campos. Pero lo más importante de todo es que José educa a Jesús en la fe judía. Puesto que, a pesar de que las culturas griega, árabe, y romana han dejado sus huellas en Nazaret durante siglos, los ancestros de José no han variado su devoción a un solo dios verdadero. Ha sido el centro de su creencia desde que Abraham pisó la faz de la tierra, dos mil años antes.

Nazaret es un maravilloso lugar para un muchacho. Hay colinas que trepar, cuevas que explorar, y campos por los que correr. En verano, cuando hace tanto calor que Jesús duerme en el tejado plano de su casa, es la hora de cosechar higos y aceitunas. En la primavera se planta el trigo que proveerá el pan diario. Nazaret está a solo veinte millas del Mediterráneo, pero podrían ser mil, puesto que el pescado es casi tan raro como la carne roja en la dieta del joven Jesús. Así que aunque no es una vida de excesos, siempre hay bastante: los árboles y los campos dan aceitunas, trigo, cebollas, y lentejas; de vez en cuando hay un trozo de carne de cordero y huevos, los cuales se pueden cocinar en el más preciado de los alimentos básicos: aceite de oliva. El aceite se usa también para quemar en lámparas y para tratar la piel agrietada.

María y José son devotos y han hecho un gran esfuerzo para pasarle su fe a Jesús. Una pequeña caja de madera que contiene un rollo de pergamino cuelga de la jamba de su puerta. En él está escrita la Shema, la plegaria judía más elemental: "Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno". Es una plegaria que la familia recita al levantarse por la mañana y después de traer los animales a la casa cada noche. La ropa de Jesús está adornada con flecos, de acuerdo con lo escrito en Deuteronomio, el quinto libro de las Escrituras judías, y asiste a la sinagoga cada semana. Allí, en el pequeño cuarto cuadrado, está sentado en un banco con su espalda apoyada en la pared, Jesús lleva un manto para orar, lee de los rollos de pergamino, y entona salmos. Es en la sinagoga donde aprende a leer y escribir, porque durante este tiempo de ocupación romana, mantener la tradición se ha convertido en una prioridad para el pueblo judío. Un grupo de sacerdotes devotos conocido como los fariseos ayudan a financiar las escuelas en las sinagogas en las que se enseña hebreo a los niños y se les instruye en la ley judía.


(Continues...)

Excerpted from Los últimos días de Jesús by Bill O'Reilly, Carlos Uxó. Copyright © 2014 Bill O'Reilly. Excerpted by permission of Henry Holt and Company.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

Title page,
Copyright Notice,
Dedication,
Nota a los lectores: En el principio ...,
Principales personajes,
Prólogo: Un mundo cambiante,
LIBRO UNO,
EL JOVEN JESÚS DE NAZARET,
La masacre en Belén,
Creciendo en Nazaret,
Arquelao, heredero de Herodes el Grande,
EN DETALLE: Costumbres de la Pascua en el siglo 1 d.C.,
Desaparecido,
Jesús se sienta con los rabinos,
EN DETALLE: El Monte del Templo,
El carpintero,
LIBRO DOS,
JESÚS EL PREDICADOR,
Juan bautiza a Jesús,
EN DETALLE: El bautismo en la cultura judía durante el siglo I,
EN DETALLE: Jerarquía del templo,
Contra los prestamistas,
EN DETALLE: Sacrificio ritual,
Nicodemo interroga a Jesús,
Predicando desde un barco pesquero,
El Sermón de la Montaña,
María Magdalena,
Juan Bautista es asesinado,
Vencido,
"¿Quién dice la gente que soy?",
La Fiesta de los Tabernáculos,
EN DETALLE: El año religioso judío,
LIBRO TRES,
LA ÚLTIMA SEMANA DÍA A DÍA,
Comienza el viaje de la Pascua,
Entrada triunfal en Jerusalén,
"Hosanna",
"Al César ...",
Judas Iscariote, traidor,
La Última Cena,
Jesús es aprehendido,
Caifás juzga a Jesús,
Herodes juzga a Jesús,
Pilatos juzga a Jesús,
Lacerado,
Crucificado,
Sepultado,
Vigilado,
La tumba está vacía,
Epílogo,
Tras la muerte de Jesús,
Contar años,
Jerusalén: Ciudad Santa para el mundo,
Cómo sabemos lo que sabemos sobre la vida de Jesús,
El Nuevo Testamento,
Flavio Josefo,
Tácito,
Evidencia arqueológica,
Los manuscritos del Mar Muerto,
El manto púrpura,
El símbolo de la cruz,
Treinta piezas de plata,
Un mundo con muchos idiomas,
Algunos hechos del siglo I d.C.,
El Imperio Romano en el año 44 a.C.,
Gobierno y ciudadanos romanos,
Religión romana,
Legionarios romanos,
Calzadas romanas,
Un paseo por la Jerusalén del siglo XXI,
Glosario,
Cronograma de la vida de Jesús,
El Monte del Templo,
Acerca del autor,
Copyright,

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews