Antes de ser libres

Antes de ser libres

Paperback

$8.99
View All Available Formats & Editions
Choose Expedited Shipping at checkout for guaranteed delivery by Friday, November 15

Overview

Anita de la Torre nunca cuestionó su libertad viviendo en la República Dominicana. Pero al cumplir doce años de edad en 1960, la mayoría de sus familiares han emigrado a Estados Unidos, su tío Toni ha desaparecido sin dejar rastro y la policía secreta del gobierno aterroriza a su familia restante dada su presunta oposición a la dictadura de Trujillo.
 
Utilizando la fuerza y el valor de su familia, Anita debe vencer sus miedos y volar hacia la libertad, dejando atrás todo lo que alguna vez había conocido.
 
De la renombrada autora Julia Alvarez llega una historia inolvidable sobre la adolescencia, la perseverancia y la lucha de una niña por su libertad.

Product Details

ISBN-13: 9780525579779
Publisher: Random House Children's Books
Publication date: 03/27/2018
Pages: 192
Sales rank: 162,326
Product dimensions: 5.50(w) x 8.10(h) x 0.60(d)
Age Range: 12 Years

About the Author

Julia Alvarez es la autora galardonada de De cómo las muchachas García perdieron el acento y En el tiempo de las mariposas. Sus muy elogiados libros para lectores jóvenes incluyen Las huellas secretas, Un regalo de gracias, la serie de la tía Lola, En busca de milagros y Devolver al remitente. Alvarez ha recibido varios premios por sus obras, incluyendo el Pura Belpré Award y el Américas Award por sus libros infantiles, el Hispanic Heritage Award en Literatura y el F. Scott Fitzgerald Award por su Logro Destacado en la Literatura Americana. En 2013 fue premiada con la Medalla Nacional de las Artes de Estados Unidos por el presidente Obama. Es una escritora residente en Middlebury College y, junto con su esposo Bill Eichner, estableció Alta Gracia, un centro literario y finca sostenible de café en la República Dominicana.

Hometown:

Middlebury, Vermont

Date of Birth:

March 27, 1950

Place of Birth:

New York, New York

Education:

B.A., Middlebury College, 1971; M.F.A., Syracuse University, 1975

Read an Excerpt

—¿Quiénes se ofrecen de voluntarios? —dice la señora Brown. Estamos preparando una obra para el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving, que tomará lugar dentro de dos semanas. Aunque los primeros colonizadores ingleses nunca llegaron a la República Dominicana, asistimos a un colegio americano, así que hay que celebrar los días festivos americanos.
Es una tarde calurosa y bochornosa. Tengo flojera y aburri- miento. Afuera, las palmeras están en absoluta calma. Ni siquiera una brisa. Algunos de los alumnos americanos se quejan de que no parece Día de Acción de Gracias cuando hace tanto calor como el Cuatro de Julio, el día de la independencia de los Estados Unidos.
La señora Brown echa un vistazo por el aula. Mi prima, Carla, se sienta en el pupitre enfrente de mí y agita el brazo.
La señora Brown llama a Carla y luego a mí. Carla y yo vamos a representar el papel de dos indias que les daban la bienvenida a los colonizadores. La señora Brown siempre nos da los papeles que no son tan buenos a nosotros los dominicanos.
Nos reparte un cintillo con una pluma que sobresale como la oreja de un conejo. Me siento ridícula.
—Muy bien, indios, acérquense y saluden a los colo- nizadores —la señora Brown hace señas hacia donde se encuentran Joey Farland y Charlie Price con sus rifles de juguete y sus gorros de  
Davy Crockett, que lograron que la señora Brown les permitiera usar. Hasta yo sé que los pioneros vienen después de los colonizadores.
—Anita —me señala—, quiero que digas: «Bienvenidos a los Estados Unidos».
Antes de que pueda pronunciar mi parte, Oscar Mancini le- vanta la mano:
—¿Por qué los indios se refieren a los Estados Unidos, cuando no existía tal cosa en ese entonces, señora Brown?
El aula emite un gemido. Oscar siempre está haciendo pregun-
tas.
¡Yunaites Estéits! ¡Yunaites Estéits! —imita alguno de la  fila trasera. Se oyen risillas de varios compañeros de clase, hasta de algunos dominicanos. Detesto que los niños americanos se burlen de cómo pronunciamos el inglés.
—Es una buena pregunta, Oscar —le contesta la señora Brown, que lanza una mirada de desaprobación a la clase. También ella debe haber oído el cuchicheo—. Eso se llama licencia poética. Algo que se permite decir en una historia que no fue cierto en la vida real. Como una metáfora o un símil.
Justo entonces se abre la puerta del aula. Alcanzo a ver al direc- tor y detrás de él a la mamá de Carla, tía Laura, que se ve muy nerviosa. Pero la verdad es que tía Laura siempre parece nerviosa. A papi le gusta bromear que si hubiera una prueba olímpica de preocupación, la República Dominicana ganaría si su hermana fuera parte del equipo. Pero últimamente papi también se ve muy preocupado. Cuando le hago preguntas, contesta que, «La curiosi- dad mató al gato», en vez de lo que siempre dice, «La curiosidad es señal de inteligencia».
La señora Brown camina hacia el frente del aula y habla con el director por un minuto antes de seguirlo al pasillo, donde se encuentra tía Laura. Cierran la puerta.
Por lo general, cuando la maestra sale del aula, Charlie Price, el payaso de la clase, hace de las suyas. Cosas como cambiar las manecillas del reloj para que la señora Brown se confunda y nos deje salir antes al recreo. Ayer, escribió ESTA NOCHE NO HABRÁ TAREA en letras grandes de molde y con la fecha en el pizarrón, JUEVES, 10 DE NOVIEMBRE DE 1960. Hasta a la señora Brown le hizo gracia.
Pero ahora el aula entera aguarda en silencio. La última vez que el director vino a nuestro aula, fue para decirle a Tomasito Morales que su mamá había venido a recogerlo. Le había pasado algo a su papá, pero incluso papi, que conocía al señor Morales, no quiso decirnos qué había pasado. Tomasito no ha regresado a la escuela desde entonces.
A mi lado, Carla se pone el pelo detrás de las orejas, algo que siempre hace cuando está nerviosa. Mi hermano, Mundín, tam- bién tiene un tic nervioso. Se muerde las uñas siempre que hace algo malo y tiene que sentarse en la silla de los castigos hasta que papi vuelva a casa.
La puerta se abre y la señora Brown entra de nuevo, con esa son- risa fingida de los adultos cuando tratan de ocultar malas noticias. Con voz clara, la señora Brown le pide a Carla que recoja sus cosas.
—¿Puedes ayudarla, Anita? —agrega.
Regresamos a nuestros asientos y empezamos a empacar los útiles en el bulto de Carla. La señora Brown le anuncia a la clase que continuarán con la obra más tarde. Todos deben sacar el libro de vocabulario y comenzar el siguiente capítulo. Los compañeros de clase fingen estar trabajando pero, por supuesto, todos nos miran de reojo a Carla y a mí.
La señora Brown se acerca para ver cómo vamos. Carla guarda su tarea, pero deja los útiles normales en su pupitre.
—¿Son tuyos? —la señora Brown señala los cuadernos nuevos, la fila bien acomodada de plumas y lápices, la goma de borrar con forma de la República Dominicana.
Carla asiente.
—Recoge todas tus cosas, cariño —le dice la señora Brown en voz baja.
Empacamos el bulto de Carla con todas sus pertenencias. Mientras tanto me pregunto por qué la señora Brown no me ha pedido que también yo empaque mis cosas. Después de todo, Carla y yo somos de la misma familia.
La mano de Oscar se agita y baja como una palmera en un ciclón. Pero la señora Brown no lo llama. Esta vez, creo que todos deseamos que él pueda hacer su pregunta, que probablemente sea la misma pregunta que todos estamos pensando: «¿Adónde va Carla?»
La señora Brown toma a Carla de la mano.
—Ven —me indica con la cabeza.
La señora Brown conduce a Carla por un extremo del aula. Las sigo, temerosa de echarme a llorar si alguien me mira a los ojos. Levanto la vista al retrato de nuestro Benefactor, el Jefe, que cuelga en la parte superior del aula, sus ojos observándonos. A su izquierda está colgado un George Washington de peluca blanca, mirando a la distancia. ¿Quizá eche de menos a su propio país?
Con tan sólo mirar al Jefe evito que se me rueden las lágrimas. Quiero ser fuerte y valiente para que si algún día llego a conocer al líder de nuestro país, él me felicite.
—¿Así que eres la niña que nunca llora? —me dirá, sonriendo.
  Mientras cruzamos al frente del aula, la señora Brown se da la vuelta para asegurarse de que la sigo. Me ofrece su mano y la tomo.

Reading Group Guide

1. Throughout the book, Anita watches her mother to judge the situation in the compound. Her mother often changes her approach to Anita–sometimes treating her as an adult, sometimes as a child. Why do you feel Anita’s mother does that? How does Anita react, and how do you think she would like to be treated? Do you feel she is old enough to be hearing the truth, or should her mother shelter her more?

2. In the beginning of the book, Anita’s extended family suddenly flees the country, leaving only Anita and her immediate family behind. The family lives in a compound and is extremely close. What role does the family, immediate and extended, play in this book? Does Anita realize that not everyone has the relationship her family experiences?

3. Anita is at a stage of her life where questioning authority becomes a common occurrence. In this book, there are several different authority figures that are forcing her to behave in certain ways, such as the government, the opposition army, and her family. How does she deal with this authority? How does she get around some of the rules?

4. Anita and her sister have a typical relationship that most readers can understand. Does this attitude toward each other represent a determination to keep a certain level of normalcy in a very frightening and often dangerous situation? How do both of their attitudes change once the quinceañera occurs?

5. Discuss the importance of the compound in this book, specifically the loss of the family’s freedom to go outside the gates, as well as the areas inside the compound that were off limits.

6. In order to shield the rest of the family, Anita’s father andthe group running the opposition speak outside of the house, not realizing that Anita’s window is right next to their meeting place. How did hearing these conversations affect Anita? Do you feel she was better off knowing the truth, or did the whole situation make her grow up faster than necessary?

7. After the compound becomes unsafe for Anita and her family, Anita and her mother secretly move to a safe house location and live in a closet. Compare this experience to historical events that caused people to go into hiding, to be detained because of their beliefs or nationalities, and to be threatened with death. Is there any particular person that she reminds you of?

8. Anita befriends an American boy, Sam. At her tender age of 12, she is divided between her child-like view of the world and her adult emotions. How does her ever-changing view of life affect her relationship with Sam and with her friend Oscar, who is from her country?

9. What role does American culture play in this novel? Specifically, discuss the quinceañera and the Sweet Sixteen rites of passage and the idea that Anita and her family recognize American holidays, such as Thanksgiving.

10. At the end of the novel, Anita has lost some of her family to the violence in her native country. How does she feel about the sacrifice that her family had to make? Does she truly understand the impact that her family made on her country’s history?

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews

Antes de ser libres (Before We Were Free) 3.7 out of 5 based on 0 ratings. 15 reviews.
Anonymous More than 1 year ago
This is an amazing book. Very interesting and misterious. I can't wait till I finish! I bet its even better in english!
Anonymous More than 1 year ago
Esta libro es tan bueno
Alley Baksh More than 1 year ago
Ee es un libro mas mas bueno
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Es un libro maravilloso
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
We have just begun reading this book in the advanced Spanish course I am in, and it is a lyrical feast of descriptive words and idiomatic phrases. I have read En el Tiempo de Las Mariposas by Julia Alvarez in Spanish too, and nothing compares to reading the book in the native language in which it was created. Antes de Ser Libres is a nonfiction story that relates the ordeal of an influential family in the Dominican Republic during the final years of Trujillo's dictatorship. It is a great read for anyone who wants to learn more about that turbulent time. It provides historical reference to how the societal power structure and differences that remain prevalent in that country today were shaped."
Anonymous More than 1 year ago
Guest More than 1 year ago
Being Free. How would one describe that feeling? Would it be like flying, or would it be just like all the other feelings. In Antes de ser Libres, Julia Alvarez does a great job at describing it. She does a great job at telling the story of a young Dominican girl who is struggling to be free. I strongly recommend this book. I think it is great for all ages.
Guest More than 1 year ago
Too oversemintal (oh i didnt get to dance with sammy im so sad. thats great, but dont go on for 5 pages about it)Lacks action, though it must be hard to write a book about something based on memory. that's why its getting above a 1.
Guest More than 1 year ago
Este libro como tantos otros que describen la era de el tirano Rafael Leonidas Trujillo en Santo Domingo, Republica Dominicana es una historia muy conmovedor. Es una parte de nuestra historia pero atravez de los ojos de una adolescente. Es definitivamente una buena pieza , cuya traduccion es simple y la cual puede ser leida y comprendida facilmente por un adolescente. Es un buen libro para educar a nuestros hijos acerca de esa terrible parte de nuestra historia. Lo recomiendo.